Archivo mensual: abril 2008

Para conocer la ciudad a través de la literatura

La ciudad de México, sin duda alguna, tiene mucho que ofrecer: museo, cantinas, cafés, historia, etc.  Sin embargo todos los que vivimos en ella la hemos sufrido en más de una ocasión y en más de una forma. Y a propósito de este padecimiento, propio de todas las grandes urbes, Jezreel Salazar publica en hoja por hoja (suplemento de libros) La ciudad de México en el librero, un artículo que ilustra las diferentes facetas de esta metrópoli a través de la literatura.

       El autor nos muestra como en su obsesiva búsqueda de referencias literarias, que mitiguen su visión catastrofista de la ciudad de México, ha encontrado una serie de obras cuyas páginas se convierten en calles, entre las que ésta gran urbe se convierte en un personaje central.

 

La primera vez que sentí desvanecerse esa vergüenza fue al leer El águila y la serpiente (1928), de Martín Luis Guzmán.  … A partir de ese momento comencé a fomentar una manía peligrosa: encontrar en la literatura páginas que contrarrestaran, de algún modo, el espanto de vivir en una ciudad catastrófica. Para bien de mi carácter obsesivo, pero muchas veces en detrimento de mis gustos literarios, las hallé a montones. De entre toda esa amalgama de imaginaciones urbanas, rescato las que me parecen escritas al mismo tiempo con amor y sinceridad, aquéllas que no caen en el error de maquillar y dejar inerme al monstruo citadino, o de nombrarlo sólo desde el pánico.”

 

Artículo completo aquí.

 

También pueden leer su libro:

 La ciudad como texto: la crónica urbana de Carlos Monsiváis, Universidad Autónoma de Nuevo León, 2006.

23 comentarios

Archivado bajo Crónica, Libros, Literatura

¿Qué es la filosofía? II

La filosofía es una praxis analítica y crítica del lenguaje, un estilo de vida y de pensar, no una doctrina.

[Ludwig Wittgenstein]

Del artículo de José Cueli publicado hoy en La Jornada.

Deja un comentario

Archivado bajo ¿Qué es la filosofía?, Filosofía

Aborto y audiencias públicas

A propósito de las audiencias públicas que la Suprema Corte de Justicia de la Nación realizará en torno al aborto, Martín Bonfil publica en Milenio un artículo sobre los dos puntos de vista que se enfrentan en torno a este controversial tema. En su texto arroja datos científicos que nos dan luz en este debate entre, según sus palabras, la visión mágica y el enfoque natural.

 

…hay dos maneras de abordar fenómenos tan asombrosos como el de la vida humana: una es la visión mágica (espiritual, mística… sobrenatural), que los ve como “milagros” que ocurren de pronto, y que son inexplicables y “sagrados” (en el sentido de “intocables”). El otro enfoque es el natural (racional, científico), que busca entenderlos, y que es muy confiable, pues funciona en la práctica. Estudiados así, descubrimos que estos fenómenos no aparecen de repente, sino que se desarrollan paulatinamente a través de procesos complejos.
    Los humanos nos caracterizamos por tener una mente consciente que constituye nuestro “yo”. Sin ella, no hay persona. Cuando hay muerte cerebral o coma irreversible, se considera que pueden desconectarse los aparatos que mantienen la vida sin cometer homicidio. Igualmente, hay una larga etapa en el desarrollo fetal, antes de que haya un cerebro y un sistema nervioso capaces de mantener las funciones conscientes (lo cual ocurre después de las 20 semanas), en que no puede hablarse todavía de “persona”: sólo de un organismo en desarrollo.”

Leer artículo completo.

Post relacionado: Falso debate

Deja un comentario

Archivado bajo Aborto, Derechos, Justicia, Medios, SCJN

El urinario que cambió al siglo XX.

EN UN artículo publicado en Milenio, ANARELA VARGAS analiza – a la luz de las ideas de OCTAVIO PAZ – la relevancia que tuvo MARCEL DUCHAMP en el arte. Como la obra de éste último cambio la forma de hacer y entender el arte.
A partir de aquel famoso urinario que DUCHAMP enviara a la exhibición de la AMERICAN SOCIETY OF INDEPENDENT ARTIST, el curso, tanto del arte como de la estética, cambiarían para siempre.

DUCHAMP desvaloriza el arte como oficio manual a favor del arte como idea; a su vez, la idea se ve sin cesar negada por la ironía. Los objetos visuales de DUCHAMP son la cristalización de una idea y su negación, su crítica.”

Artículo completo aquí.

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Medios