Falso Debate

El piquete de una mariposa es más peligroso,

mucho más que el de una víbora.

Sabines

 

A lo largo de la historia todas las sociedad han, en el mejor de los casos, debatido sobre temas que consideran de central importancia. Dichos temas tocan las creencias de algunos y las ideologías de otros. Actualmente en México los debates sobre algunos derechos se encuentran en el centro político, religioso y legal. Por ello se siente el peso que ejercen sobre el tejido social. Específicamente son dos los puntos que llenan tanto las charlas de café, como las primeras planas de los diarios: el aborto y las sociedades de convivencia.

        Ante estos temas las posturas son encontradas. Desde mi punto de vista las posiciones contrapuestas se deben a que la forma de abordar la problemática, tanto del aborto como la de las sociedades de convivencia, reside en que las posturas adoptadas se construyen desde creencias y no en base a datos duros. Es ahí cuando individuos y grupos toman posturas irreconciliables, esto ya que todas las religiones e ideologías en el fondo son dogmáticas.

mahoma31.gif

        El problema central es que en estos temas no tratamos sobre cuestiones trascendentales en el sentido teológico o filosófico. Aquí de lo que se trata es del respeto a la persona y la garantía de sus derechos. Por ello en dichos temas, la forma de abordarlos es fundamental. Si hablamos de derechos no podemos discutir con argumentos falaces ni con principios religiosos. No, lo que se tiene que hacer es discutir y legislar en base a posturas emanadas de un conocimiento científico. Sólo así podremos buscar la igualdad en la pluralidad y garantizar los derechos que toda persona por el hecho de serlo tiene.

Desde mi visión, la religión y la fe son de suma importancia, pero no son relevantes cuando hablamos de temas públicos, en especial si estos afectan el derecho de las personas. Si no deslindamos el sentido común de la fe, los datos científicos de la religión, estaremos cayendo en un falso debate, que terminará en primer lugar con el menoscabo de la persona y en segundo con el empobrecimiento de la sociedad. Temas tan importantes como el aborto y las sociedades de convivencia deben discutirse; pero siempre en busca de la verdad y no de la imposición de una creencia.

        Lo que actualmente observamos por parte de algunos grupos que se oponen a ambos temas de manera absoluta, no es más que un intento de hacer universal algo que es tan personal como la fe. En otras palabras ellos no hacen más que disfrazar sus ataques como argumentos. Ello, repito, no es más que un falso debate.

Por: Jonathan Giron Palau

Publicado en La Jornada Morelos

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Aborto, Derechos, Sociedades de convivencia

Una respuesta a “Falso Debate

  1. Pingback: Aborto y audiencias públicas « el itacate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s